Cómo cuidar tus lentes de sol

Los lentes de sol tienden a estropearse con frecuencia cuando no las cuidamos. Generalmente la falta de limpieza, las caídas o la presión pueden provocar que se vean descuidadas, o incluso que lleguen a romperse o a perder resistencia en su estructura debido a los golpes. Para cuidar tus lentes de sol, por tanto, debes poner en práctica algunos consejos para poder aprovecharlas mejor.

En este post te enseñaremos cómo limpiar tus lentes de sol y cómo hacer para evitar que se rompan fácilmente debido al uso.

Consejos para cuidar tus lentes de sol

El cuidado de tus gafas de sol depende de:

  • Limpieza de lentes
  • Limpieza de montura
  • Utilizarlas convenientemente para evitar caídas
  • Guardarlas adecuadamente para evitar ralladuras y rozaduras

Veamos qué puedes hacer para cuidar tus gafas de sol en estos aspectos y que te sigan luciendo perfectas mucho después de comprarlas.

Cómo limpiar tus lentes y monturas

Para limpiar tus lentes y monturas, evita hacerlo en seco con un paño. Por el contrario, es conveniente utilizar agua o un gel de ph neutro que te permita mantenerlas impecables. Si las limpias en seco con algún paño que pueda dejar marca o rallarlas, es más fácil también que queden emborronadas o no termines de eliminar las bacterias y elementos pegados a ellas.

El modo en el que debes limpiarlas es de forma suave y haciendo movimientos circulares con los dedos, sin hacer movimientos bruscos.

Después de limpiarlas con agua tibia y una bayeta para gafas, utiliza un paño de microfibra para secar y conseguir que no quede ninguna mancha de ningún tipo. También puedes dejarlas secar si tienes tiempo. Seca de manera particular las varillas y la parte metálica de la montura. La prueba del algodón será que al ponértelas puedas ver perfectamente de forma clara y nítida, algo que no se aprecia igual cuando tus gafas están sucias.

Por lo demás, evita utilizar productos químicos de limpieza. Además, te recomendamos que no uses ninguna clase de papel de cocina o material rugoso para limpiar tus lentes, ya que puede rallarlas.

Precauciones para guardar tus lentes y evitar roturas

Guardar tus lentes de sol adecuadamente en su estuche no es, de por sí, garantía de que vayan a permanecer a salvo.

  • Limpia el estuche para que esté en buenas condiciones antes de introducir las gafas limpias.
  • Nunca metas las gafas de sol en el bolsillo, ya que es probable que lleves llaves, monederos o monedas que las puedan rayar.
  • Aunque sean lentes de sol, no sometas tus gafas a altas temperaturas durante varias horas; evita dejártelas olvidadas en el coche o junto a una ventana.

Qué hacer si tus lentes de sol están muy rayadas o estropeadas

Si tus lentes de sol ya se hayan rayado mucho, ponértelas no es lo más conveniente, ya que habrán perdido parte de su eficacia y te resultará más incómodo ver con ellas, además de que no es bueno para tus ojos.

Lo que te recomendamos en este caso es que compres unos nuevos lentes de sol a un precio económico y procures seguir los consejos que te hemos dado a la hora de cuidarlas para una mayor seguridad.

Otras entradas

Consejos para elegir tus anteojos graduados

¿Cuáles son los problemas de visión más comunes?

¿Qué es la luz azul?

¿Cuando debes ir a realizar una revisión de los ojos?

¿Por qué comprar unas gafas de marca?